1a Mesa, Phoenix, Arizona

De WikiHistoria
(Redirigido desde «1a Mesa»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fue en Octubre del 2004, cuando el Señor Jesucristo le concedió a este servidor, Antonio Terrazas llegar a la ciudad de Mesa, Az. Lo recuerdo muy bien, ya que llegue solo, mi familia se encontraba en México, en ese momento. Yo contaba con estas credenciales; sin trabajo, no tenia donde vivir, con unos cuantos dólares y un carro prestado. Le pregunte al Señor que me confirmara el ministerio al concederme levantar una nueva iglesia Apostólica en esta ciudad. Aun cuando en ese momento todo fuera contrario. Ese día el Señor me abrió puertas, ya que me concedió un lugar donde vivir, trabajo, comida y quien pasara por mi para ir a trabajar. Durante los días venideros, tuve tiempo para recorrer la ciudad y darme cuenta que era mi oportunidad, que verdaderamente Dios me había enviado a ese lugar y pronto tuve mis primeros contactos. Recibí una llamada de nuestro Hno. Eliud Cuellar, pastor en la 1ra de Chandler Az., sobre la necesidad de orar por un hombre llamado Eraclio, el cual estaba batallando con su hijo. Ellos fueron mi primera bendición, mis primeras visitas a la iglesia. A las pocas semanas conocí un Pastor de una iglesia independiente del nombre Jesucristo, llamada Iglesia Apostólica Misionera, el cual se sorprendió cuando le dije que necesitaba rentar un lugar donde celebrar servicios, para la naciente Iglesia, el cual me pregunto ¿y como cuantos hermanos son? Le respondí, ¿hermanos? Solo yo por el momento, y sonriente me dijo, claro que si le voy a cobrar $400 a lo cual respondí, solo deme unos días y se los pagare, pero necesito comenzar a realizar servicios desde esta semana, recibí las llaves del Templo y la confianza de que en pocos días pagaría y así fue. Iniciamos el primer servicio el día 13 de Nov. Del 2004, con 3 hnos., 1 visita y 1 niño ¡Gloria A Dios!! Pronto las voces se empezaron a escuchar; “no es de Dios”, aquí nunca va a pasar nada, es un lugar difícil, la bendición no esta en ese lugar, estas loco, tu no estas para esto...,” Sin embargo yo ya había recibido de parte del Señor en el ano 1999 en la ciudad de Santa Ana, Sonora México, en casa de mi suegra. Todavía estaba pastoreando la 2nda de Caborca, Sonora, y en una visita a casa de mi suegra, el Señor me hizo decirle estas palabras a mi esposa Ubaldina, “Un día vamos a levantar una Iglesia en Mesa, Az.” De lo cual solo recibí de ella una hermosa sonrisa, no estoy seguro si de aprobación o de ahora a este que mosco le pico. Y con los pocos hermanos que éramos comenzamos a trabajar para llevar personas a los pies de Cristo. En una de las visitas que di para México, unos amados hnos., de Santa Ana, Sonora, vinieron a trabajar para Arizona, a los cuales hospede en el lugar donde viva y como nos conocíamos de anos atrás, me apoyaron en la misión. Un día visitamos el famoso Pioneer Park y al estar mirando a la juventud jugar futbol, nos animamos a pedirles oportunidad de hacerlo, a lo cual accedieron, ya que termino el partido, comenzamos a hablar, dimos nuestros nombres, de donde éramos y también tuvimos la oportunidad de decirles que los invitábamos a la Iglesia, uno de ellos el líder llamado Constantino fue pieza clave ya que por medio de el, casi el equipo completo de futbol comenzaron a visitarnos y este joven fue mi primer músico en la Iglesia. Pronto llegaría a nuestros medios un joven hno. Llamado Abdel Rabago, por medio del cual el Señor uso para que los contactos jóvenes que teníamos, se lograran entender entre sí y con ello darle a la Iglesia en crecimiento un toque juvenil. Recuerdo bien mis primeros servicios en la Iglesia, sobre todo entre semana a la cual varias veces estuve solo con mi Señor. Abría antes de la hora y allí meditaba sobre las voces que se escuchaban, pero me armaba de valor y comenzaba a caminar en la Iglesia, rogando a Dios que esto prendiera y que pronto brotara Luz de esperanza para la comunidad, a lo cual así sucedió. La noticia de que una nueva comunidad Cristiana Apostólica se abriera en Mesa, atrajo la atención, comencé a tener visitas y el día 31 de Dic. Del 2004, celebramos nuestro primer bautismo, (hno. Javier). El 2005 fue un ano de sorpresas, primero: porque mi familia ya estaba conmigo mi esposa Ubaldina, nuestras hijas, Uvaldina (uvita), Karen, y Keila, y así juntos podíamos hacer más cosas para el dueño de la mies. Cosa curiosa, antes de la llegada de mi familia, éramos alrededor de 12 adultos y 1 niño todos hombres. Segundo.- Debido a la poca estabilidad de la gente a causa de los cambios de trabajo y vivienda, tanto hnos. como visitas comenzaron a emigrar a otras ciudades del área y esta dio como resultado que casi volviéramos a comenzar. Pero esto no nos desanimo, porque mi Señor me daba para pagar tanto la renta donde vivía, como el local donde se encontraba la Iglesia. Era difícil a veces mas el Señor nos alentaba, no teníamos subsidio ni patrocino de ninguna especie, la entrada económica era lo que ganaba en mi trabajo y las pocas ofrendas y diezmos que entraban en ese tiempo, pero eso bastaba para continuar. Pronto vendría la recompensa, ya que mi amada esposa tenia hnos. carnales en el área y al estar visitándoles nos dimos cuenta de la veta de bendición que esto represento. Porque en esa área de la Center Y University en la calle Drew, vive una comunidad hispana bastante numerosa y el que no era tío, era sobrino, primo, hno. (a) carnal, vecino, deudor o acreedor. Todos en su mayoría familia. Más aparte familiares que vivían en los barrios aledaños y que cada fin de semana allí se reunían alrededor de unas 80 personas, niños y adultos o quizás un poco mas. Y fue allí donde el señor comenzó a realizar una hermosa obra ya que la mayoría eran de Santa Ana Son. Y del mismo barrio donde vivió mi esposa Ubaldina, precisamente los hnos. de ella estaban emparentados con la gran fam. Cota. Mientras esto sucedía, de estar visitando esta comunidad, llegaron a la Iglesia 6 familias Apostólicas. Siendo de gran bendición y ayuda tanto espiritual como económica y de mucho ánimo. Con la mayoría de familias que semana a semana visitábamos más la llegada de nuestros hnos. unido a algunas otras visitas que nos llegaron incluyendo bautismos que en ese mismo ano celebramos. ¡Sentimos la Gloria de Dios en todo su esplendor!! Y pusimos manos a la obra, si el Señor nos estaba dando todo esto era para confirmar su respaldo. Un día tuvimos una campana en el barrio donde vivía la numerosa parentela, y el Señor nos bendijo con unas 60 visitas las cuales fueron tocadas por la dulce presencia del Señor y posteriormente nos trasladamos en ese mismo fin de semana a la Iglesia, donde asistieron un promedio de 90 visitas. Esto nos ayudo para que de ahí en adelante comenzáramos a dar estudios y a celebrar servicios en la casa de mi cuñado Martin Cárdenas donde tenía hasta cerca de 30 visitas. Pronto nos dimos a la tarea de implantar dos grupos de estudio de puras visitas. Uno en casa de nuestra hna. Cesy de cariño Copy’s y el otro en casa de nuestro hno. Ramón Cota, donde debido a la cercanía que teníamos con ellos, nosotros los atendíamos. Claro, que no me olvidaba de mis hnos. y pronto comenzamos a establecer grupos en diversos partes de la ciudad, con la finalidad de alcanzar a otros para Cristo. Toda esta dinámica nos ayuda para que pronto tuviéramos que buscar un nuevo lugar donde reunirnos, y fue entonces que nos trasladamos al ave. Broadway y así nos recibió el ano 2006 con esta dinámica. -Un compañerismo hermoso -campanas -cadenas de ayuno -oración etc. -Ministerio de alabanza -Actividades diversas, y un ver como las personas llegaban a nuestra congregación tanto nuevos hnos. como personas no convertidas. Fue sumamente cansado y a veces hasta agotador ya que trabajaba hasta cerca de 12 horas por tiempo prolongado y aun así con todo el ánimo mi familia me esperaba para que llegando a casa pronto saliéramos tanto a las actividades de la Iglesia como para atender a los nuevos conversos en sus hogares. Mi patrón fue de gran bendición Jim Thorp ya que el nos dono los primeros instrumentos y nos ayudo en varias ocasiones a tocar la batería en la Iglesia así como el proveer trabajo para algunos de nuestros hnos. Le doy gracias a Dios por lo que el puso y dispuso para que esto se lograra. Yo sabia que no era para mi sino para aquel que es digno de toda honra y gloria, nosotros solo fuimos el recurso humano que el quiso usar. En el 2007 la dinámica seguiría su curso ahora eran mas los que se quedaban y pocos los que salían. Esto le dio mayor fortaleza a la 1ra de Mesa, se pudo ensenar mejor y llevar a la Iglesia a la visión celular a la hermosa participación de los encuentros. Este ano lo habíamos declarado ano de alabanza, de bonanza y así fue. Queríamos ganar el favor del pueblo (comunidad), para que nuestro Señor Jesucristo añadiera a la Iglesia los que habrían de ser salvos. Había sonado con una Iglesia madre, capaz de plagar de grupos celulares no solo la ciudad de Mesa sino aun mas allá. Pero el Señor nos concedió lo que se hizo hasta el 31 de julio del 2008. Y de allí en adelante seria otra historia. Gracias le doy al Señor por las diversas redadas que se organizaron en nuestras comunidades, por la falta de trabajo que nos llevo a buscar nuevos horizontes. Recuerdo decirle a mi Obispo Joel Aguilar. “Hno. Trate de poner en la 1ra de Mesa a alguien que no tenga problemas legales en este país, para que se pueda desplazar sin ningún impedimento, que tenga su propio trabajo y así no tenga de momento que exigir depender económicamente de la Iglesia, debido a la situación que se estaba viviendo en ese momento. Había hablado con mis líderes sobre la necesidad de emigrar a otro estado. Les dije “por amor a ustedes me quedo mas por amor a mi familia me voy,” y así fue. Y de esa manera entregamos el 31 de Julio del 2008.

Ecl. 7:8ª Mejor es el fin del negocio que su principio… a Dios sea la gloria.