Diferencia entre revisiones de «1a Culiacán, Sinaloa»

De WikiHistoria
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
(HISTORIA DE LA PRIMERA IGLESIA EN CULIACÁN)
(1942)
 
Línea 4: Línea 4:
 
RESEÑA HISTORICA DE LA PRIMERA  IGLESIA APOSTOLICA DE LA FE EN CRISTO JESUS EN CULIACAN SINALOA
 
RESEÑA HISTORICA DE LA PRIMERA  IGLESIA APOSTOLICA DE LA FE EN CRISTO JESUS EN CULIACAN SINALOA
 
====1942====
 
====1942====
[[Archivo:7 (2).jpg|500px|left|thumb|Celulas]]
+
[[Archivo:7 (2).jpg|300px|left|thumb|Celulas]]
 
El año de  1942 fue un año muy especial para Culiacán, ya que precisamente en ese año, se predicó por primera vez el mensaje apostólico que trajo las nuevas de salvación para los habitantes de esta bella ciudad.
 
El año de  1942 fue un año muy especial para Culiacán, ya que precisamente en ese año, se predicó por primera vez el mensaje apostólico que trajo las nuevas de salvación para los habitantes de esta bella ciudad.
 
En este tiempo el Espíritu Santo puso en el corazón de la hermana Guadalupe Delius el deseo de que toda su familia conociera el evangelio que había transformado su vida por completo; ella radicaba en Santiago Ixcuintla Nayarit y una hermana de ella en la carne vivía en esta ciudad. La hermana Guadalupe escribió una carta al Rev. Maclovio Gaxiola López, quien era pastor de la Iglesia Apostólica de la fe en Cristo Jesús en Mazatlán, Sinaloa, rogándole por este medio que buscara a su hermana la Sra. Catalina Delius de González, para que en el nombre de nuestro Señor Jesucristo le diera a conocer el evangelio.
 
En este tiempo el Espíritu Santo puso en el corazón de la hermana Guadalupe Delius el deseo de que toda su familia conociera el evangelio que había transformado su vida por completo; ella radicaba en Santiago Ixcuintla Nayarit y una hermana de ella en la carne vivía en esta ciudad. La hermana Guadalupe escribió una carta al Rev. Maclovio Gaxiola López, quien era pastor de la Iglesia Apostólica de la fe en Cristo Jesús en Mazatlán, Sinaloa, rogándole por este medio que buscara a su hermana la Sra. Catalina Delius de González, para que en el nombre de nuestro Señor Jesucristo le diera a conocer el evangelio.
 
Fue así como el hermano Maclovio Gaxiola decidió remitir dicha carta al Rev. José María Camacho Gaxiola pastor de la Iglesia Apostólica en La Palma (Villa Angel Flores), petición que una vez recibida por el Hno. José María Camacho, éste se traslado a Culiacán buscando a la Sra.  Catalina Delius y al encontrarla le explicó cual era el motivo de su visita y el deseo de su hermana Guadalupe de que ella también escuchara este hermoso mensaje que tanto bien le había hecho a ella. Al escuchar esto la Sra. Catalina le pidió que le permitiera comentarlo con su esposo, para ver si estaba de acuerdo en que se empezaran a realizar cultos en su hogar. Muy poco tiempo después volvieron el  hno. José María y el hno. Pablo Leyva, para hablar con el esposo de la Sra. Catalina y plantearle el deseo que tenían de celebrar cultos en su hogar, para lo cual requerían de su consentimiento, este señor y mucho tiempo después hermano en la fe, llevó por nombre Roberto González el cual estuvo de acuerdo en recibirlos en su hogar para celebrar los cultos.
 
Fue así como el hermano Maclovio Gaxiola decidió remitir dicha carta al Rev. José María Camacho Gaxiola pastor de la Iglesia Apostólica en La Palma (Villa Angel Flores), petición que una vez recibida por el Hno. José María Camacho, éste se traslado a Culiacán buscando a la Sra.  Catalina Delius y al encontrarla le explicó cual era el motivo de su visita y el deseo de su hermana Guadalupe de que ella también escuchara este hermoso mensaje que tanto bien le había hecho a ella. Al escuchar esto la Sra. Catalina le pidió que le permitiera comentarlo con su esposo, para ver si estaba de acuerdo en que se empezaran a realizar cultos en su hogar. Muy poco tiempo después volvieron el  hno. José María y el hno. Pablo Leyva, para hablar con el esposo de la Sra. Catalina y plantearle el deseo que tenían de celebrar cultos en su hogar, para lo cual requerían de su consentimiento, este señor y mucho tiempo después hermano en la fe, llevó por nombre Roberto González el cual estuvo de acuerdo en recibirlos en su hogar para celebrar los cultos.
 
De esta manera nuestros hermanos regresaron,  pero no lo hicieron solos sino que se hicieron acompañar por un grupo de hermanos que llenaron un tranvía tropical para trasladarse a esta ciudad. Así fue que  celebraron el primer culto apostólico y escucharon el  mensaje del evangelio de nuestro Señor Jesucristo en la ciudad de Culiacán el día 10 de junio de 1942 en el hogar de la familia González Delius; el púlpito se improvisó sobre una máquina de coser, colocando sobre ella un mantel muy blanco e iluminándose con una pequeña lámpara de petróleo. “Esta reunión fue hermosa, se cantaron himnos,  se oró y se predicó un mensaje diferente”, contaba la Hna. Catalina Delius recordando esa primera reunión apostólica en esta ciudad. Gracias al poder del Señor ese hogar quedó iluminado con la preciosa luz de la Palabra de Dios.
 
De esta manera nuestros hermanos regresaron,  pero no lo hicieron solos sino que se hicieron acompañar por un grupo de hermanos que llenaron un tranvía tropical para trasladarse a esta ciudad. Así fue que  celebraron el primer culto apostólico y escucharon el  mensaje del evangelio de nuestro Señor Jesucristo en la ciudad de Culiacán el día 10 de junio de 1942 en el hogar de la familia González Delius; el púlpito se improvisó sobre una máquina de coser, colocando sobre ella un mantel muy blanco e iluminándose con una pequeña lámpara de petróleo. “Esta reunión fue hermosa, se cantaron himnos,  se oró y se predicó un mensaje diferente”, contaba la Hna. Catalina Delius recordando esa primera reunión apostólica en esta ciudad. Gracias al poder del Señor ese hogar quedó iluminado con la preciosa luz de la Palabra de Dios.
Algunos hermanos siguieron viniendo una vez a la semana para celebrar cultos, el Hno. Pablo Leyva fue escogido para que fuera el primer evangelista, acompañándolo su esposa la hna. Guadalupe de Leyva y sus hijos. Poco tiempo después el trabajo de nuestros hermanos tuvo su recompensa, el Señor Jesucristo transformó el corazón de la Sra. Catalina Delius de González, quien tomó la decisión de ser bautizada en el Nombre de Jesucristo en el Rio Humaya  el 09 de Septiembre de 1942, siendo esta la primicia de la obra evangélica en esta ciudad y de la que después sería la  primera Iglesia Apostólica.  
+
Algunos hermanos siguieron viniendo una vez a la semana para celebrar cultos, el Hno. Pablo Leyva fue escogido para que fuera el primer evangelista, acompañándolo su esposa la hna. Guadalupe de Leyva y sus hijos. Poco tiempo después el trabajo de nuestros hermanos tuvo su recompensa, el Señor Jesucristo transformó el corazón de la Sra. Catalina Delius de González, quien tomó la decisión de ser bautizada en el Nombre de Jesucristo en el Rio Humaya  el 09 de Septiembre de 1942, siendo esta la primicia de la obra evangélica en esta ciudad y de la que después sería la  primera Iglesia Apostólica.
 +
 
 
====1943====
 
====1943====
 
Se continuó predicando la Palabra de Dios,  sembrando la preciosa semilla en algunos vecinos que se acercaron a escucharla, fue así como cinco meses después la Hna. Ignacia Sánchez de Zepeda fue bautizada en el nombre de Jesucristo, esto fue en el mes de Febrero de 1943.
 
Se continuó predicando la Palabra de Dios,  sembrando la preciosa semilla en algunos vecinos que se acercaron a escucharla, fue así como cinco meses después la Hna. Ignacia Sánchez de Zepeda fue bautizada en el nombre de Jesucristo, esto fue en el mes de Febrero de 1943.

Revisión actual del 22:05 30 ago 2019

HISTORIA DE LA PRIMERA IGLESIA EN CULIACÁN

RESEÑA HISTORICA DE LA PRIMERA IGLESIA APOSTOLICA DE LA FE EN CRISTO JESUS EN CULIACAN SINALOA

1942

Celulas

El año de 1942 fue un año muy especial para Culiacán, ya que precisamente en ese año, se predicó por primera vez el mensaje apostólico que trajo las nuevas de salvación para los habitantes de esta bella ciudad. En este tiempo el Espíritu Santo puso en el corazón de la hermana Guadalupe Delius el deseo de que toda su familia conociera el evangelio que había transformado su vida por completo; ella radicaba en Santiago Ixcuintla Nayarit y una hermana de ella en la carne vivía en esta ciudad. La hermana Guadalupe escribió una carta al Rev. Maclovio Gaxiola López, quien era pastor de la Iglesia Apostólica de la fe en Cristo Jesús en Mazatlán, Sinaloa, rogándole por este medio que buscara a su hermana la Sra. Catalina Delius de González, para que en el nombre de nuestro Señor Jesucristo le diera a conocer el evangelio. Fue así como el hermano Maclovio Gaxiola decidió remitir dicha carta al Rev. José María Camacho Gaxiola pastor de la Iglesia Apostólica en La Palma (Villa Angel Flores), petición que una vez recibida por el Hno. José María Camacho, éste se traslado a Culiacán buscando a la Sra. Catalina Delius y al encontrarla le explicó cual era el motivo de su visita y el deseo de su hermana Guadalupe de que ella también escuchara este hermoso mensaje que tanto bien le había hecho a ella. Al escuchar esto la Sra. Catalina le pidió que le permitiera comentarlo con su esposo, para ver si estaba de acuerdo en que se empezaran a realizar cultos en su hogar. Muy poco tiempo después volvieron el hno. José María y el hno. Pablo Leyva, para hablar con el esposo de la Sra. Catalina y plantearle el deseo que tenían de celebrar cultos en su hogar, para lo cual requerían de su consentimiento, este señor y mucho tiempo después hermano en la fe, llevó por nombre Roberto González el cual estuvo de acuerdo en recibirlos en su hogar para celebrar los cultos. De esta manera nuestros hermanos regresaron, pero no lo hicieron solos sino que se hicieron acompañar por un grupo de hermanos que llenaron un tranvía tropical para trasladarse a esta ciudad. Así fue que celebraron el primer culto apostólico y escucharon el mensaje del evangelio de nuestro Señor Jesucristo en la ciudad de Culiacán el día 10 de junio de 1942 en el hogar de la familia González Delius; el púlpito se improvisó sobre una máquina de coser, colocando sobre ella un mantel muy blanco e iluminándose con una pequeña lámpara de petróleo. “Esta reunión fue hermosa, se cantaron himnos, se oró y se predicó un mensaje diferente”, contaba la Hna. Catalina Delius recordando esa primera reunión apostólica en esta ciudad. Gracias al poder del Señor ese hogar quedó iluminado con la preciosa luz de la Palabra de Dios. Algunos hermanos siguieron viniendo una vez a la semana para celebrar cultos, el Hno. Pablo Leyva fue escogido para que fuera el primer evangelista, acompañándolo su esposa la hna. Guadalupe de Leyva y sus hijos. Poco tiempo después el trabajo de nuestros hermanos tuvo su recompensa, el Señor Jesucristo transformó el corazón de la Sra. Catalina Delius de González, quien tomó la decisión de ser bautizada en el Nombre de Jesucristo en el Rio Humaya el 09 de Septiembre de 1942, siendo esta la primicia de la obra evangélica en esta ciudad y de la que después sería la primera Iglesia Apostólica.

1943

Se continuó predicando la Palabra de Dios, sembrando la preciosa semilla en algunos vecinos que se acercaron a escucharla, fue así como cinco meses después la Hna. Ignacia Sánchez de Zepeda fue bautizada en el nombre de Jesucristo, esto fue en el mes de Febrero de 1943. 7.jpg

La obra fue creciendo y al cabo de un año de realizar cultos en la casa de la familia González Delius se tuvo la necesidad de rentar un local, para seguir predicando el evangelio, este se encontraba ubicado en lo que hoy es la Av. Álvaro Obregón y calle Frontera de la Colonia Tierra Blanca, en ese lugar se continuó realizando cultos y el evangelio seguía transformando las vidas de aquellos que se acercaban a escuchar la Palabra de Dios, la Hna. Concepción Medina de Medina y sus hijos fueron algunos de los que aceptaron el bautismo en el nombre del Señor Jesús.

1945

En el año de 1945 el hno. Pablo Leyva tuvo la necesidad de dejar la obra evangelística y fue así como el hno. Filiberto López Ortiz, su esposa la hna. Rosario de López y sus hijos llegaron para continuar el trabajo de la obra ya avanzada. El lugar que venían utilizando ya no les fue suficiente para seguir realizando cultos, pero el Señor les proveyó otro lugar más espacioso a media cuadra de ese sitio, la hna. Concepción Medina de Medina viendo esta necesidad habló con su esposo el señor Ignacio Medina para que les prestara un local que utilizaban como bodega y que se encontraba tan solo a media cuadra, ubicado en la calle Josefa Ortiz de Domínguez y Amado Nervo, lo cual el Sr. Medina aceptó de muy buen agrado.

1946

En 1946 este floreciente grupo de hermanos se conformaron oficialmente en una iglesia, siendo así que el evangelista Filiberto López dejó el lugar y el hno. Camilo López López ocupo el lugar como pastor de la misma, acompañado de su esposa la hna. Eufrasia López de López. En este mismo año se formó la primera Sociedad Femenil , quedando integrada de la siguiente manera: Presidenta: Hna. Ignacia Sánchez de Zepeda Secretaria: Hna. Catalina Delius de González Tesorera: Hna. Concepción Medina de Medina

También por este tiempo hubo un gran avivamiento y muchos hermanos recibieron el Espíritu Santo, varios fueron bautizados en el Rio Humaya, algunos de ellos fueron: Juan N. Zepeda, Ildelfonso Valenzuela, Ignacio Medina Medina, Miguel Gámez García, Armida Espinoza de Gámez.

Al contar con un buen número de hermanos se pensó firmemente en comprar un terreno para construir un templo, logrando así comprar uno en la Av. Moctezuma, entre la calle cuarta y quinta de la Col. Tierra Blanca. En una reunión de la iglesia, por unanimidad se acepto la propuesta del hno. Juan N. Zepeda de cambiar este terreno que se encontraba en las orillas de la ciudad por uno más céntrico, el cual había ofrecido el hno. Zepeda, la ubicación de dicho terreno es donde actualmente se encuentra construido el templo, por la Av. Eustaquio Buelna No. 1715 de la Col. Tierra Blanca. Se cuenta la anécdota que el Hno., Juanito Zepeda, al hacer la propuesta de cambiar su terreno para que ahí se construyera el templo dijo: “…la única condición que pongo para el cambio de dicho terreno, es que siempre va a existir una puerta que comunique ese solar con el mío y de la cual solamente yo tendré la llave para tener acceso directo de mi casa al templo”, a la fecha esa puerta existe.

En este lugar se siguió predicando la Palabra de Dios y todos los hermanos se sentían muy contentos de contar con un terreno propio, en el cual habrían de construir en un futuro cercano el primer templo Apostólico de la ciudad. En ese tiempo el hno. Camilo López tuvo la necesidad de trasladarse a estudiar al Instituto Teológico Apostólico en la Cd. de México, quedando como encargado de la obra el hno. Ramón Flores Carrillo, quien era su asistente de pastor.

1948

En 1948 varios jóvenes se acercaron como oyentes, entre ellos Miguel Gámez Espinoza un joven muy entusiasta el cual fue bautizado junto con otros jóvenes en 1950, para posteriormente formar la primera sociedad juvenil, siendo presidida por este joven. Fue en este tiempo que el mensaje de salvación se comenzó a predicar por varios lugares de la ciudad y del municipio de Culiacán, como Costa Rica, Eldorado, El Vergel, así también se empezó a formar la Segunda Iglesia de la ciudad.

1951

En el año de 1951 siendo pastor el Hno. Camilo López y estando integradas las tres sociedades: de varones, señoras y jóvenes se acordó construir el templo, que tanta falta hacía, colocándose la primera piedra del mismo en la esquina Nororiente del terreno. En 1952 el Hno. Camilo por razones de enfermedad tuvo que dejar la iglesia a cargo del Hno. Miguel Gámez Espinoza.

1953

En 1953 hubo cambio pastoral, tomando el cargo el hno. Pablo Rodríguez Gutiérrez, acompañado por su esposa la hna. Teresa de Rodríguez y familia. La iglesia junto con su pastor continuó trabajando arduamente con la construcción del templo y fue así como el 6 de febrero de 1955 se organizó una fiesta hermosa para inaugurar el primer templo apostólico en la ciudad de Culiacán. En 1956 regresa a pastorear el hno. Camilo López López ya para entonces se habían integrado a la iglesia familias muy significativas y entusiastas, de la cuales mencionaremos algunas: familia Delius, Zepeda Sánchez, Medina Medina, Valenzuela, Gámez Espinoza, Romo Angulo, Rodríguez Rivera, etc. En el año de 1959 viene a pastorear la iglesia el Hno. Arturo Bojórquez Encines y su esposa la Hna. Ofelia Gámez de Bojórquez e hijas, con mucho entusiasmo el Hno. Bojórquez trabajó en el crecimiento de la iglesia, en los tres años que pastoreó se bautizaron aproximadamente 50 nuevos creyentes, también se construyó el comedor que existe hasta hoy y se reconstruyó el techo del templo ya que el anterior era de lámina y se requería un techo de concreto para construir salones de la escuela dominical en la parte alta. En 1962 hubo cambio pastoral, el Hno. Pablo Mejía Gómez toma el cargo de la iglesia y en 1963 llega a pastorear el Hno. Heriberto Gaxiola Gaxiola, durante este pastorado se comienzan a construir en la parte alta del templo los salones para escuela bíblica y la casa pastoral. En 1966 el Hno. Antonio Mejía Castro acompañado de su esposa la Hna. Prisciliana Montoya de Mejía y sus hijos, recibe la iglesia y continúa trabajando en el crecimiento de la iglesia. Durante este tiempo se terminaron de construir los salones de escuela dominical y se le puso piso de mosaico al templo. En 1967 el Hno. Arturo Bojórquez E. regresa a pastorear la iglesia. En este tiempo se fundó el Seminario Sinaloense siendo Director del mismo el Hno. Bojórquez, en este Seminario se recibían estudiantes de todo el Distrito de Sinaloa que se internaban por 10 semanas y eran atendidos en las comidas por las hermanas de la congregación. Durante el período del Hno. Bojórquez se remodela la casa pastoral y las ventanas del templo. De 1970 a 1974 viene a pastorear el Hno. Abel Gámez Villarreal acompañado de su esposa la Hna. Dalila Vega de Gámez y sus hijos, fue en este tiempo que hubo un avivamiento espiritual en la Iglesia Apostólica que inició en el estado de Sonora y se extendió hasta Sinaloa, en esta iglesia se presentaron manifestaciones del Espíritu Santo especialmente el de profecía y hubo un gran avivamiento principalmente entre los jóvenes, esto trajo un crecimiento en el número de bautismos. De 1974 a 1978 regresó a pastorear la iglesia el Hno. Antonio Mejía Castro y su familia, la iglesia seguía creciendo y cabe mencionar que fue por este tiempo que se integró el Coro Apostólico de Sinaloa dirigido por Rafael Espinoza M., la mayoría integrantes de esta iglesia, este fue de grande bendición para la iglesia en nuestro Estado, así como en otros lugares de México y de Estados Unidos ya que el Coro realizó varias giras y se grabaron discos que contribuyeron a un hermoso avivamiento de la iglesia. Los campos en los que la iglesia evangelizaba eran la Col. 6 de Enero y la Col. Emiliano Zapata. De 1978 a 1989 el Hno. Arturo Bojórquez E. y su familia nuevamente regresa a hacerse cargo de la iglesia, (es el pastor que hasta la fecha ha pastoreado por mas años la iglesia), la cual continuó en crecimiento, el Espíritu Santo seguía derramándose de manera muy especial entre los jóvenes, los cuales llegaron a alcanzar el mayor número pues eran aproximadamente 100 y muy entusiastamente proclamaban el mensaje de Jesucristo a través de las células evangelísticas, así como en la cárcel, logrando muchos bautismos en ese lugar. Fue necesario celebrar dos cultos por primera vez ya que el templo era insuficiente para reunir a toda la membresía de la iglesia y las visitas. Por esto se empezó a tener la visión de construir un templo más grande y con este fin se compró un terreno en la parte de enfrente del templo, lugar donde tiempo después se construiría dicho templo. También se remodeló la casa pastoral que se había adquirido recientemente a un lado del templo. Los campos evangelísticos que se atendían eran Los Arredondo, Bachigualato y la Penitenciaría. De 1989 a 1993 llegó a pastorear el Hno. Salvador Páez C. su esposa Hna. Esther Brambila de Páez y sus hijos. Durante este período el Hno. Salvador se lanzó junto con la iglesia en el proyecto de construir el nuevo templo que ya era una necesidad debido al crecimiento de la iglesia y el templo actual era insuficiente, para ello se compró un terreno atrás del que ya se tenía y fue así que se puso la primera piedra del templo actual. El hno. Salvador fue un trabajador incansable, realizaba frecuentemente sorteos con el fin de recabar fondos para la construcción. Durante su gestión se construyó la cimentación, se levantaron las columnas y se comenzaron a hacer los cultos en este lugar. En el templo anterior se hacía cultos especiales para visitas. Un evento que se destaca fue la celebración de los 50 años de haberse realizado el primer culto apostólico en la Cd. De Culiacán, fue una grande fiesta en esta Congregación. Algo que mencionaremos es que durante este período la iglesia sufrió la división de alrededor de 50 hermanos, entre ellos la fam. Espinoza con mucho tiempo en la iglesia. Fue un período difícil para la congregación pero poco a poco fue recuperándose y continuó adelante con la ayuda de nuestro Dios. Los campos evangelísticos que eran atendidos: Col. Esperanza, Rubén Jaramillo, Penitenciaría y Los Arredondo. En 1993 hubo cambio pastoral recibiendo la iglesia el Hno. Antonio Laurean Leyva acompañado de su esposa Hna. Febe Serrano de Laurean y sus hijos, pastoreando hasta 1998. Durante este período el Hno. Laurean continuó con mucho entusiasmo junto con la iglesia, la construcción del nuevo templo; se construyeron todos los muros, se techó el mesanine, se enjarraron los muros y se puso el firme del piso. También el Hno. Laurean promovió la integración de un Coro de Voces que recibía clases de un maestro especial de canto y que daban un aporte muy bonito en sus participaciones en el culto. En cuanto a la evangelización se siguieron atendiendo los campos que ya se tenían y se comenzó a trabajar en la Col. Agustina Ramírez. De 1998 a 2002, viene a pastorear el Hno. Jonathan López Leal, su esposa Hna. Margot González de López y sus hijos. En este período la iglesia continuó trabajando arduamente en la construcción del templo, se logró poner el techo y se construyeron los baños, también se remodeló la casa pastoral. Cabe mencionar que el Hno. Jonathan promovió la celebración de la fiesta de aniversario de los 60 años del inicio de la predicación apostólica en esta ciudad. En el año de 2002 recibe la responsabilidad pastoral de la iglesia el Hno. Jose Basilio Castro Rivera, acompañado de su esposa Hna. Alma Romo de Castro y sus hijos, quien hasta la fecha se encuentra trabajando de manera muy unida a la iglesia en el crecimiento numérico y espiritual de la misma. En el aspecto de la construcción se han logrado grandes avances: se compró un terreno mas para estacionamiento del nuevo templo, se colocó el vitropiso, se acondicionó la pila bautismal, se pintó todo el templo, se pusieron las gradas al mesanine, los ventanales y la herrería y se colocó el aire acondicionado. También se ha trabajado en la remodelación del templo anterior, al que se le colocó vitropiso, se remodelaron las ventanas y se colocó falso plafón, en el comedor también se hicieron remodelaciones que han permitido mayor comodidad y espacio, además se construyeron nuevos baños. Actualmente se está trabajando en la construcción de 7 salones de escuela bíblica, los cuales son una necesidad debido al crecimiento de la iglesia y a la implementación de la escuela de ministerios y de ministerio infantil. A la fecha se cuenta con la red celular integrada por 20 grupos celulares trabajando con mucho ánimo y esfuerzo por extender el reino de Dios a través de los dones y ministerios que cada uno ha recibido. También la iglesia ha asumido el compromiso de enviar y sostener a una familia misionera en el país de Honduras, esta familia integrada por el Hno. Benjamin Rodríguez Medina, su esposa Hna. Ludim Bojórquez de Rodríguez y sus hijos Mara Ludim, Libna Raquel y Nathan Benjamin se encuentran en ese país desde el mes de Septiembre de este año. Por ser esta la primera iglesia que se formó en esta ciudad, el trabajo evangelístico realizado por pastores, ministros y hermanos ha coadyuvado en el establecimiento de muchas de las iglesias de la ciudad. Podemos mencionar entre ellas: la segunda iglesia, la tercera, la cuarta, la sexta, la séptima, la novena, la onceava, la doceava y la diecisiete. Conclusión: Dios ha bendecido en gran manera a esta primera iglesia, su desarrollo y consolidación ha sido dirigida por el Espíritu Santo moviéndose en el corazón de cada Pastor, Ministro, hermanos y hermanas que han dado su mayor esfuerzo para llegar hasta aquí, conscientes de que queda mucho por hacer, con la visión de ser una iglesia de miles que alaban y bendicen el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Culiacán Sinaloa, 2011. Cronista Local: Judith Bojorquez.